Psicología y logopedia infantil. Grupo Crece

Creciendo juntos es un proyecto de Grupo Crece donde cuidar la crianza. Ofrecemos temas de interés relacionados con la psicología, la logopedia y la educación donde padres, madres y educadores puedan compartir sus inquietudes


Deja un comentario

Los cuentos en la educación y el apego

cuento1

El momento de lectura entre mamis, papis e hijos posee un gran valor dentro de una educación en los niños. Es un ritual en el que entran en juego multitud de habilidades y aspectos importantes, en el que se transmiten una gran cantidad de mensajes tanto verbales como no verbales que configurarán en gran medida la manera de concebir el mundo de los pequeños, así como las maneras de manejarse en él. Los relatos y cuentos han servido a la humanidad para mantener y transmitir el acervo cultural y educar a las

masas más allá de la infancia, por lo que debemos de ser conscientes del poder que poseen todos los relatos, fábulas y cuentos sobre la manera de pensar en los niños para poder elegirlos de manera responsable.

A la hora de leer un cuento a nuestros pequeños debemos tener varias cosas en cuenta:

– El momento: antes de dormir puede ser un momento de tranquilidad e intimidad de calidad. Además, leerles un cuento antes de dormir les ayuda a despejar la mente y favorecer un mejor descanso.

– El ambiente: el lugar que elijáis para leer el cuento debe inspirar tranquilidad y no poseer grandes distractores que puedan romper la atmósfera especial del momento. Establecer un lugar para el cuento ayuda a los niños a aprender las rutinas y a adaptarse a cada situación en función de sus características. De este modo, a la misma hora en el mismo lugar, los niños entenderán que es el momento del cuento y lo que eso conlleva. Esto también requerirá de un compromiso por parte de los padres, que deberán respetar ese espacio de compartir con sus hijos y solo con ellos, dejando el móvil apagado o fuera de la vista.

– El ritual: para evitar posibles conflictos es aconsejable establecer un marco dentro del momento del cuento que ayude al niño a situarse. Poner una duración concreta, ayudando al niño a saber que leeremos un número de páginas determinado o de una hora a otra y establecer un criterio para elegir el cuento si son varios hermanos ayudará a los niños a entender que el cuento es otro juego más y, como tal, hay unas normas a respetar para poder jugar.cuento2

– El cuento: para potenciar la utilidad del cuento  para el bienestar y crecimiento del niño podemos seleccionar los cuentos en función del momento en el que se encuentre el niño. Identificarse con personajes que pasen por situaciones similares a las suyas hará que aprenda nuevos recursos para afrontar esas situaciones en su vida, además de hacerles sentir entendidos. Además puede ser una gran oportunidad para que los hijos expresen sus necesidades y preocupaciones, sintiéndose seguros en el marco de la lectura con un ser querido. Como padres, saber cuáles son los personajes del cuento que más le llaman la atención, así como el tipo de historias que prefiere escuchar nos permitirá conocer mucho más a nuestro pequeño. Amoldar las historias al momento del crecimiento en el que se encuentren los niños será una manera también de acompañar y legitimar su crecimiento, reconociendo su avance y amoldándonos a él.

cuento3

– Los modelos: los héroes de las historias se erigen de manera automática como modelos a seguir por los niños. Elegir los modelos que sigan nuestra filosofía educativa reforzarán los mensajes que queremos transmitirles desde la posición de padres, creando una armonía que favorecerá la claridad de sus esquemas mentales.

– Nuestras reacciones al cuento: los niños viven en un mundo lleno de estímulos que se les presentan nuevos de manera constante. Si bien algunos de ellos poseen una  configuración que el propio cuerpo interpreta de una manera determinada de forma independiente, en muchas otras ocasiones los niños obtienen los significados de los eventos y estímulos a través de cómo reaccionan sus mayores a ellos. Si nos fijamos en nuestros pequeños, ante este tipo de estímulos que no saben cómo categorizar ni como han de reaccionar ante ellos, suelen mirarnos y guiarse por nuestra expresión para realizar esa labor. Por ello, tenemos que tomar conciencia de que nuestra manera de contar el cuento y la manera en que reaccionemos a los eventos que en él sucedan serán tan protagonistas como los personajes que en él aparezcan.

Los cuentos son aprendizaje, intimidad, diversión, compartir…

¡Cuidemos ese ratito con nuestros pequeños y démosle el lugar que se merece!

Sara Ferro Martínez

Psicóloga infantojuvenil y familiar

 

 

Anuncios


Deja un comentario

Método piel con piel

pcp2El método piel con piel o método canguro fue ideado en 1978 por Edgar Rey Sanabria, neonatólogo colombiano y profesor del Instituto Materno Infantil. Su trabajo se desarrollaba en un centro público con escasez de recursos en el que había un gran número de nacimientos de bebés prematuros debido a las condiciones vitales de sus usuarios (hambre, enfermedades, etc.). La demanda de incubadoras era tan alta que cada una era compartida por varios bebés, aumentando el número de infecciones y, con ello, la mortalidad infantil. Edgar Rey Sanabria propuso una nueva estrategia para el cuidado de los recién nacidos que consistía en iniciar una interacción inmediata entre la madre y el recién nacido, junto con un fuerte estímulo a la lactancia materna y una pronta alta hospitalaria para continuar con la estrategia ambulatoriamente. A este protocolo lo bautizó como método piel con piel, basado en el contacto adulto/bebé el mayor número de horas posibles al día, en una posición de “rana”, en la que el niño se posiciona boca abajo sobre el pecho del adulto que recogerá con una mano los talones juntos del bebé y transformará la otra mano en una manta sobre el cuerpo del pequeño. A esto se le suma el papel protagonista de la lactancia materna. Puede usarse un elástico que ayude a sostenerlo, de manera que se disminuya el esfuerzo de la madre o quien haga las veces de canguro y se evite la apnea obstructiva posicional. La posición canguro ideal debe ser:
– Continua: con el mínimo de interrupciones
– Prolongada: Idealmente 24 horas del día y no menos de 2 horas consecutivas.
– Duradera: tanto como el bebé lo necesite.

pcp3
Aunque en su inicio fuese concebido para bebés prematuros, cada vez son más los datos que apoyan esta práctica para todos los recién nacidos.
La posición canguro da calor al niño, establece y fortalece el vínculo afectivo entre el niño, la madre y/o el padre y protege al niño de agentes externos. La leche materna, y sobre todo el calostro (primera leche) fortalecen al niño y aportan agentes inmunitarios vitales para la supervivencia del bebé. De este modo se favorece un gran crecimiento del bebé en sus primeros días.
Al estar en contacto piel con piel con su madre o su padre el bebé regula mejor la temperatura corporal, regula mejor el estrés y se adapta mejor al medio y a los estímulos externos. También se ha comprobado que ayuda a los prematuros a tolerar mejor el dolor de las intervenciones médicas.
A nivel fisiológico, mejora el nivel de oxígeno, estabiliza la frecuencia respiratoria y cardíaca y coordina mejor la succión-deglución.
Para los padres además es una manera de favorecer la segregación de oxitocina, la hormona que estará relacionada con el amor y la conducta de cuidado del bebé, favoreciendo el apego.
Este método está reconocido y apoyado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y aunque hoy en día está instaurado en varios hospitales, de entre los que destaca el Hospital la Paz de Madrid, todavía quedan grandes avances que permitan la libertad de los padres a elegir cómo cuidar a sus pequeños recién nacidos.

 

Sara Ferro Martínez 

Psicóloga Infanto- juvenil y familiar

http://www.grupocrece.es


Deja un comentario

Amor desde el minuto uno

IMG_2237

El bebé recién nacido nace vulnerable pero con un poder fascinante: el de hacer que los padres nos enamoremos de él desde el minuto uno… el de hacer que queramos cuidarle, mimarle y protegerle. Llega al mundo diseñado para enamorarnos desde el primer encuentro, y en esa primera mirada se compensa todo el esfuerzo realizado en el embarazo y en el parto.

Su carita, su olor a vida, sus manos regordetas y sus  movimientos tienen unas características peculiares que nos despiertan sentimientos de protección y ternura. Amor a primera vista, sin condiciones.

La motivación innata del bebé por aprender se combina con el esfuerzo natural de los padres por enseñar, creando un poderoso vínculo y vía de comunicación. Un camino fascinante, lleno de retos y de experiencias inolvidables.

El cariño incondicional hacia los hijos es la única medicina que puede darse en exceso y sin efectos secundarios adversos: les sana, les previene y les da fuerzas contra cualquier adversidad… ¡además es gratis!

Susana Paniagua Díaz

Psicóloga infantil y educativa

Grupo Crece


Deja un comentario

¿Cómo facilitar un vínculo afectivo sano?

IMG_1902

La mayor clave de la seguridad personal y del desarrollo de una autoestima sana en el futuro, es sentirse querido y valioso en la primera infancia. El amor es un alimento tan importante como el biberón.

Estudios con animales y con niños y niñas institucionalizados, hace años que lo confirman.

Establecer un vínculo afectivo con el bebé desde que está en el vientre materno y a lo largo de los primeros años de vida es esencial para la satisfacción de una necesidad que está en la base de la pirámide.

¿Qué podemos tener en cuenta?

1. Habla al bebé con palabras cariñosas y suaves. Exprésale tus sentimientos.

2. Expresa sintonía con el bebé, si está muy alegre le responderemos muy alegres y le invitaremos a jugar, si está calmado le transmitiremos calma y la compartiremos con él, si está llorando o enfadado seremos tranquilos y le trataremos con ternura para intentar calmarlo, si está triste, le trataremos con consuelo, abrazándole mucho con dulzura…

3. Le atenderemos siempre que demande nuestra atención, sea con una emoción positiva o negativa, aunque sea con una palabrita si no podemos en ese momento estar a su lado.

4. Le tocaremos mucho, besos, abrazos, masajes, caricias. El sentido del tacto es el mayor vehículo para la intimidad emocional. 5. Nunca le pegaremos o le gritaremos, si debemos reñir lo haremos con firmeza pero no con descontrol.

6. Le dejaremos explorar su entorno de una manera segura, no haremos por el bebé lo que éste puede hacer por sí solo aunque sea con un poquito de esfuerzo. Le dejaremos que se guíe por sus propios instintos para que desarrolle sus inquietudes y talentos, el bebé sabe lo que le atrae, lo que le interesa mucho mejor que nosotros los adultos.

7. Le diremos lo felices que somos con él, lo a gusto que estamos con él, resaltaremos lo que hace bien.

8. Si hace algo que debemos corregir, nunca le diremos “lo haces mal”, sino que le ayudaremos a que lo pueda hacer bien.

9. No le compararemos con nadie, hermanitos o hermanitas, otras personitas. Es único igual que los demás son únicos.

10. Le enseñaremos a ser persistente, pero no exigiremos la perfección.

Susana Paniagua Díaz

Psicóloga educativa

Grupo Crece