Psicología y logopedia infantil. Grupo Crece

Creciendo juntos es un proyecto de Grupo Crece donde cuidar la crianza. Ofrecemos temas de interés relacionados con la psicología, la logopedia y la educación donde padres, madres y educadores puedan compartir sus inquietudes


Deja un comentario

Los cuentos en la educación y el apego

cuento1

El momento de lectura entre mamis, papis e hijos posee un gran valor dentro de una educación en los niños. Es un ritual en el que entran en juego multitud de habilidades y aspectos importantes, en el que se transmiten una gran cantidad de mensajes tanto verbales como no verbales que configurarán en gran medida la manera de concebir el mundo de los pequeños, así como las maneras de manejarse en él. Los relatos y cuentos han servido a la humanidad para mantener y transmitir el acervo cultural y educar a las

masas más allá de la infancia, por lo que debemos de ser conscientes del poder que poseen todos los relatos, fábulas y cuentos sobre la manera de pensar en los niños para poder elegirlos de manera responsable.

A la hora de leer un cuento a nuestros pequeños debemos tener varias cosas en cuenta:

– El momento: antes de dormir puede ser un momento de tranquilidad e intimidad de calidad. Además, leerles un cuento antes de dormir les ayuda a despejar la mente y favorecer un mejor descanso.

– El ambiente: el lugar que elijáis para leer el cuento debe inspirar tranquilidad y no poseer grandes distractores que puedan romper la atmósfera especial del momento. Establecer un lugar para el cuento ayuda a los niños a aprender las rutinas y a adaptarse a cada situación en función de sus características. De este modo, a la misma hora en el mismo lugar, los niños entenderán que es el momento del cuento y lo que eso conlleva. Esto también requerirá de un compromiso por parte de los padres, que deberán respetar ese espacio de compartir con sus hijos y solo con ellos, dejando el móvil apagado o fuera de la vista.

– El ritual: para evitar posibles conflictos es aconsejable establecer un marco dentro del momento del cuento que ayude al niño a situarse. Poner una duración concreta, ayudando al niño a saber que leeremos un número de páginas determinado o de una hora a otra y establecer un criterio para elegir el cuento si son varios hermanos ayudará a los niños a entender que el cuento es otro juego más y, como tal, hay unas normas a respetar para poder jugar.cuento2

– El cuento: para potenciar la utilidad del cuento  para el bienestar y crecimiento del niño podemos seleccionar los cuentos en función del momento en el que se encuentre el niño. Identificarse con personajes que pasen por situaciones similares a las suyas hará que aprenda nuevos recursos para afrontar esas situaciones en su vida, además de hacerles sentir entendidos. Además puede ser una gran oportunidad para que los hijos expresen sus necesidades y preocupaciones, sintiéndose seguros en el marco de la lectura con un ser querido. Como padres, saber cuáles son los personajes del cuento que más le llaman la atención, así como el tipo de historias que prefiere escuchar nos permitirá conocer mucho más a nuestro pequeño. Amoldar las historias al momento del crecimiento en el que se encuentren los niños será una manera también de acompañar y legitimar su crecimiento, reconociendo su avance y amoldándonos a él.

cuento3

– Los modelos: los héroes de las historias se erigen de manera automática como modelos a seguir por los niños. Elegir los modelos que sigan nuestra filosofía educativa reforzarán los mensajes que queremos transmitirles desde la posición de padres, creando una armonía que favorecerá la claridad de sus esquemas mentales.

– Nuestras reacciones al cuento: los niños viven en un mundo lleno de estímulos que se les presentan nuevos de manera constante. Si bien algunos de ellos poseen una  configuración que el propio cuerpo interpreta de una manera determinada de forma independiente, en muchas otras ocasiones los niños obtienen los significados de los eventos y estímulos a través de cómo reaccionan sus mayores a ellos. Si nos fijamos en nuestros pequeños, ante este tipo de estímulos que no saben cómo categorizar ni como han de reaccionar ante ellos, suelen mirarnos y guiarse por nuestra expresión para realizar esa labor. Por ello, tenemos que tomar conciencia de que nuestra manera de contar el cuento y la manera en que reaccionemos a los eventos que en él sucedan serán tan protagonistas como los personajes que en él aparezcan.

Los cuentos son aprendizaje, intimidad, diversión, compartir…

¡Cuidemos ese ratito con nuestros pequeños y démosle el lugar que se merece!

Sara Ferro Martínez

Psicóloga infantojuvenil y familiar

 

 

Anuncios


Deja un comentario

Algunos valores a potenciar en la educación de los niñ@s de hoy

 valores infancia

Esfuerzo  y constancia

95ed5-esfuerzoEstos valores están relacionados con la capacidad de demorar el refuerzo y marcarse metas u objetivos a largo plazo. Favorece la consecución de dichas metas y la realización personal.

Para inculcarlo en los niños es importante:

  • dar un modelo de dicho valor,
  • instaurar normas claras que favorezcan su cumplimiento,
  • promover responsabilidades y compromisos,
  • reforzar el esfuerzo, la perseverancia y no únicamente el resultado final (enseñar a posponer el refuerzo).
  • Motivar a continuar. Desarrollar auto-motivación y autocontrol.
  • Reforzar la auto-superación.
  • Favorecer el desarrollo de niños activos y con inquietudes.
  • Favorecer el desarrollo de la creatividad en la resolución de problemas.
  • Aplicar de consecuencias adecuadas contingentes a la conducta.

Responsabilidad

responsabilidad niños

Está asociada a la libertad. Somos responsables de una decisión si somos libres para haber tomado esa decisión. La responsabilidad no implica obligación. El compromiso no se asume por la fuerza.

Como fomentar este valor.

  • Evitar culpabilizar o responsabilizar injustamente.
  • Enseñarles a asumir las consecuencias de sus actos. Aplicar contingentemente las consecuencias a la conducta.
  • Enseñar la coherencia entre el decir y el hacer
  • Delegar en ellos aquello que puedan realizar solos o con algo de ayuda.
  • Diferenciar responsabilidad de culpabilidad.

Autocuidado

cuidarse niños

Significa aprender a dar valor a uno mismo.

Algunas pautas son:

  • Evitar la transmisión de valores engañosos del tipo: “salud=delgadez”, “autocontrol=no expresar las emociones”.
  • Potenciar la autoestima.
  • Ser modelo de autocuidado.
  • Construir hábitos equilibrados y flexibles de alimentación, deporte, higiene, revisiones médicas, cuidado psicológico…
  • Enseñar a posponer el refuerzo y el valor de la constancia.
  • Enseñar a discriminar situaciones graves de las que no lo son.

Cooperación y diálogo

Significa tener un objetivo común y buscar soluciones compartidas para que todos puedan conseguirlo.

Algunas pautas para lograrlo:

trabajo en equipo niños
  • Dar modelo de cooperación en el entorno familiar.
  • Potenciar juegos cooperativos en lugar de reforzar sólo el ganar.
  • Potenciar que los niños aprendan en grupo.
  • Enseñar a empatizar.
  • Enseñar a negociar.
  • Enseñar a disfrutar con las conductas de ayuda y cooperación.
  • Argumentar las razones de las cosas con los hijos desde pequeños.
  • Dar modelo adecuado de escucha activa,  de empatía y de intercambio de opiniones.
  • Favorecer que los niños resuelvan los conflictos interpersonales con las palabras mediando lo justo en los conflictos.

 

 

Amistad y relaciones afectivas

Significa saber buscar, elegir adecuadamente y mantener relaciones duraderas y satisfactorias y disfrutar de las relaciones personales profundas.

amistad niños

Cómo podemos enseñarlo a los niños:

  • Favorecer el contacto y la relación social. Dar modelo de ello.
  • Enseñar a conversar.
  • Enseñar a compartir.
  • Enseñar a confiar.
  • Enseñar a defender los derechos personales.
  • Enseñar a saber elegir.
  • Enseñar a perdonar…

 

Creatividad

Aporta una mayor flexibilidad ante los problemas y es un estímulo para la actividad, un antídoto contra el aburrimiento, aporta novedades y hace la vida más interesante.

Podemos:

creatividad
  • Favorecer la exploración y aportar un entorno rico en estimulación. Dejar al niño experimentar. Saber delegar.
  • Implantar límites flexibles.
  • Reforzar los intereses y aptitudes del niño y el interés por el conocimiento.
  • Incentivar la búsqueda de alternativas en la resolución de los problemas.

 

 

 

 

Conocimiento

Significa desear aprender, valorar la sabiduría y el conocimiento, tener curiosidad por el mundo que nos rodea y por las cosas que ocurren en él.

Lo podemos fomentar a través de:

conocimiento
  • Estimular las inquietudes, deseos, intereses personales; favorecer y reforzar la exploración.
  • Reforzar la conducta de atención y concentración y estimular un pensamiento reflexivo.
  • Fomentar el interés por la lectura.
  • Fomentar un hábito de trabajo.
  • Aportar estímulos novedosos, interesantes, variados, adaptados a las características del niño.

 

 

Raquel López Vergara

Psicóloga y coach

Grupo Crece


Deja un comentario

Inteligencia emocional para niños y adolescentes: habilidades para la vida

coaching niños

El desarrollo de herramientas de comunicación interpersonal, autocontrol emocional, autoconocimiento, asertividad, gestión del tiempo, entre otras, es esencial a la hora de desenvolverse en la vida. Estas herramientas pueden adquirirse con el adecuado entrenamiento.

En el mundo empresarial, el entrenamiento en estas competencias se muestra como aquello que marca la diferencia para acceder a determinados puestos de trabajo. De hecho, son herramientas imprescindibles para casi cualquier puesto.

Dichas herramientas, que se engloban en lo que denominamos Inteligencia Emocional, no sólo abren las puertas en el terreno profesional, sino que nos facilitan las relaciones interpersonales, mejoran nuestra autoestima y nos ayudan para la consecución de nuestros objetivos vitales, nos acercan a ser un poco más felices.

Por ello, están cobrando cada vez más importancia en el ámbito educativo. En algunos programas de centros públicos, concertados y privados, se están incluyendo charlas, actividades extraescolares o proyectos de intervención para incidir en los aspectos socio-emocionales de niños y adolescentes. Estas intervenciones desgraciadamente no están lo suficientemente extendidas.

A lo largo del desarrollo de los niños y en la adolescencia, se está fraguando la personalidad y la base de las capacidades básicas a nivel de gestión y manejo de las emociones y desarrollo de las habilidades sociales. Es por tanto, un momento importante para trabajar la Inteligencia Emocional. Comunicarse asertivamente, controlar las emociones y expresarlas adecuadamente, vencer el miedo a hablar en público, gestionar su tiempo y desarrollar autodisciplina y automotivación, aprender a relacionarse con iguales y mayores, conocerse y aprender a tomar decisiones adecuadas en relación a su edad…, son habilidades importantes en la vida de los niños a cualquier edad.

Para que estas intervenciones sean efectivas deben prolongarse en el tiempo (no pueden ser meras intervenciones puntuales), tener un carácter lúdico y participativo y ser eminentemente prácticas, adaptadas a las diferentes edades y las distintas realidades de los menores. Una sesión de entrenamiento en habilidades es básicamente vivencial, donde a través de juegos, dinámicas de grupo, dinámicas de expresión, dramatizaciones, y ejercicios muy prácticos, se enseñan y practican las diferentes habilidades. Las sesiones se desarrollan, habitualmente, en formato grupal aunque también, se pueden enseñar algunas herramientas de manera individualizada. Se recomienda para niños de todas las edades aunque el entrenamiento será muy diferente según el rango de edad.

Además de ser en sí mismas provechosas para potenciar los recursos personales de los menores y solventar limitaciones u obstáculos, estás intervenciones, se han demostrado eficaces para prevenir conductas de riesgo como drogodependencias, trastornos de la alimentación, víctimas o agresores en procesos de bullying, etc. Además, se asocia con un mejor rendimiento escolar y menor propensión a padecer trastornos como ansiedad o depresión.

Hay diversas maneras de acceder a estos programas. Los ayuntamientos o comunidades autónomas los contemplan, a veces, dentro de los proyectos de algunos centros, se solicitan a través del AMPA de los colegios o la propia junta directiva del centro son quienes los organizan. Hay cierta oferta en centros de psicología o psicopedagogía, como Crece.

Los propios padres y educadores pueden enseñar a sus hijos o alumnos con la formación y entrenamiento adecuados en estas valiosas herramientas para la vida.

Raquel López Vergara

Psicóloga y coach

Grupo Crece


Deja un comentario

La comunicación con los niños

comunicación con los niñosCuando tratamos con niños muchas veces nos situamos en una posición que nos dificulta llegar a ellos, comunicarnos y entenderlos. Tendemos a sub o sobreestimar las capacidades de comunicar y entender de los niños,  evaluándolas siempre desde parámetros adultos.

Los niños poseen su propia manera de comunicar, adaptada a su nivel de desarrollo y a su manera particular de ver la vida, y debemos de atenderla y valorarla tal cual como es. Ellos pueden verbalizar generalmente sus problemas y sus preocupaciones, de una manera más sencilla a nivel verbal pero con gran riqueza de matices a nivel no verbal. Si escuchamos desde una visión de adultos, probablemente nos será difícil empatizar con los sentimientos del niño, al situarnos en un plano diferente. Permitirnos dejar nuestro mundo adulto a un lado y atender a los niños, tanto en su expresión verbal como no verbal, esforzándonos por comprender lo que sus alegrías, preocupaciones e inquietudes suponen para ellos, nos facilitará la comunicación y sentaremos una base de confianza a la vez que, como adultos, estaremos transmitiendo mensajes de gran importancia para la felicidad y autoestima de los niños: me importas, tienes derecho a sentir lo que sientes y me gusta que lo compartas conmigo.

Sara Ferro Martínez

Psicóloga familiar y coach

Grupo Crece


Deja un comentario

Tiempo de calidad… ¿cómo se hace eso? (o el secreto de las Tres Es)

4daa9-padre20e20hijo

Muchos padres y madres  tienen jornadas maratonianas y estresantes, con lo que el tiempo que pueden disfrutar de y con sus hij@s es escaso. ¿Cómo hacer para que este tiempo sea de calidad”?

Entendemos por “Tiempo de calidad” aquel en el que las madres y los padres ejercen activamente a la vez que gozan haciéndolo.

Parece muy simple pero tiene muchos matices.

Resulta un reto cotidiano el conseguir  disfrutar de la crianza si, al llegar a casa aún quedan muchas tareas por hacer.

Resignarse o culpabilizarse no será de gran ayuda.

En cambio, priorizar y organizarnos para que lo urgente no acapare el tiempo de lo realmente importante nos facilitará conectar con nuestros hij@s y cuidar la relación que tenemos con ell@s.

Para facilitar que se produzcan momentos de alta intensidad emocional (aunque sean escasos y breves) con tus hij@s, te recomendamos lo siguiente:

  • Cuando llegues a casa, deja en el perchero además del abrigo, los “Debería” y los “Tengo que” referidos al trabajo. Mañana seguirán estando ahí y hoy no van a ayudarte en nada a ser un/a mejor papá/mamá.
  • Busca a tu pequeñ@ por la casa, lanzando señales evidentes con tu voz y tus movimientos de que “Estabas deseando que llegara este momento”.
  • Dale un achuchón enorme y más largo de lo que acostumbrarías.
  • Mírale a los ojos, en horizontal, desde lo más cerquita que te encuentres cómod@.
  • Y pregúntale “¿CÓMO TE ENCUENTRAS?”. Intenta evitar los socorridos: “Qué has hecho hoy, qué tal el examen, has jugado mucho, tienes muchos deberes, qué te han puesto para comer o traes alguna notita del/ la profesor/a”.
  • Cuando te vaya a responder, pon los cinco sentidos en todo lo que te exprese con palabras y con su cuerpo. Envuélvete en ese mensaje como si fuera la única ropa que tuvieras y estuvieses en el Polo Norte. Aquí y Ahora no hay nada más importante para ti.
  • Evita apresurarte a darle soluciones, reprimendas, consejos u órdenes. Así no conseguirás que se sienta escuchado ni respetado.
  • Recoge todo lo que te ha contado. Es un tesoro. No falta ni sobra nada. Ahí está cómo se siente, qué le ha pasado, cómo lo ha vivido, cómo le ha impactado, qué necesita que tú hagas…y si todavía no estás muy entrenad@ en descifrar sus señales emocionales, simplemente pregúntale con cariño y respeto: ¿Me quieres contar algo más? ¿Necesitas que te responda algo o sólo que te escuche? ¿Quieres un abrazo? ¡Gracias por contármelo!

La Estrategia de Las Tres Es nos ayudará a mejorar  la calidad del tiempo dedicado a la crianza.

  1. Espera. Sólo ell@s saben el tiempo que necesitan para contarte su día.
  2. Escucha. Tanto lo que dice verbalmente como lo que expresa con sus gestos, emociones, mirada, silencios…
  3. Emociónate. Deja a un lado tu mirada de adulto para ser capaz de ver el mundo a través de sus ojos.

Y recuerda, Las Tres Es serán unas buenas aliadas en este viaje de encuentro con nuestros hijos si no las convertimos en una autoexigencia más a añadir a nuestra lista de obligaciones pendientes.

Naira Herrera Vaquero

Psicóloga y terapeuta familiar

Grupo Crece