Psicología y logopedia infantil. Grupo Crece

Creciendo juntos es un proyecto de Grupo Crece donde cuidar la crianza. Ofrecemos temas de interés relacionados con la psicología, la logopedia y la educación donde padres, madres y educadores puedan compartir sus inquietudes


Deja un comentario

Terminar bien el día, ¿Imposible con niños pequeños?

leer un cuento

El día a día es agotador y estresante para pequeños y mayores. El cansancio va minando nuestras reservas energéticas según va avanzando la semana. Aunque sepamos que nuestros hijos están en las mejores manos, nos pesa el tiempo que no hemos podido compartir con ellos a lo largo de la jornada. Es lógico que queramos aprovechar lo que nos quede de día juntos antes de que caigan rendidos a la cama.

Lo ideal sería que ellos nos lo pusieran fácil y que las obligaciones las despachásemos pronto para así podernos dedicar a mimarnos y disfrutarnos…pero ¿es realista plantearnos esta apetecible meta al final del día?

Merece la pena intentarlo. No te subestimes ni les subestimes. Es cuestión de tener algunos aspectos en cuenta para ponérnoslo más fácil entre todos:

  • Para nuestros hijos el día también ha sido largo y cansado.
  • Seguramente tengan anécdotas divertidas que contarnos. Pero quizá también alguna situación dura que les genere emociones contradictorias o desagradables.
  • Si pasamos por su lado con frases hechas, vacías y culpógenas como “¿qué tal has comido? ¿muchos deberes? ,¡venga anda no te pongas pesadita!, ¡ya empezamos con la cantinela de todos los días de no hacer caso a la primera!…” es difícil que consigamos entender qué les pasa y cómo se encuentran o lo que es lo mismo cuánto de receptivos y capaces van a estar ante nuestro bombardeo de peticiones de aquí hasta la hora de acostarse: recoge tus juguetes, a la ducha, recoge tu ropa, termina los deberes, pon la mesa, no te quedes colgado con la tele, termínatelo todo, cuéntanos qué has hecho hoy en el cole, a lavar dientes y dormir y sin tonterías eh!
  • Pensemos por un momento “¿Qué me gustaría a mí que me preguntaran para hacerme sentir querido y tenido en cuenta al final del día?
  • Utilizar el lenguaje corporal puede ser una buena idea. Expresar a través de nuestras caricias la calidez, la cercanía y el cariño que durante todo el día no hemos podido compartir.
  • Prioricemos y facilitemos. ¿Qué es lo verdaderamente importante?, ¿Podemos reducir el número de peticiones?, ¿Podemos ayudarles y así cumplir la meta de estar el máximo de tiempo juntos?, ¿Si hacemos esto estaremos obstruyendo su autonomización y esclavizándonos como padres? Todo en su debido equilibrio. Podemos estar con ellos y tener una actitud que promueva su responsabilidad personal (según su edad).
  • Si lo hacemos divertido y emocionante siempre mejor que mejor. A esta hora la creatividad escasea pero tenemos todo el día para inventar la forma de convertir las rutinas en propuestas apetecibles. Nadie conoce a tu hijo como tú, aprovecha esa información privilegiada y permítete explorar de su mano. Así creceréis juntos.

 Nayra Herrera Vaquero

Psícologa familiar, infanto-juvenil y de pareja

Grupo Crece

Anuncios